Son las 18.53 del 9 de noviembre de 1989. Un incierto Günter Schabowski, ministro de propaganda de la RDA, anuncia en una conferencia llenada hasta la bandera que “se tomó la decisión de abrir los puntos de control” colocados a lo largo del muro de Berlín y, agrega, “Esta orden se hace efectiva de inmediato”. Günter todavía no sabe, pero acaba de cometer uno de los errores más famosos de la historia. Un error que, en pocas horas, habría cambiado la imagen mundial para siempre.

La conferencia en que Günter Schabowski, que sin saber, provocó el fin de Alemania del Este.

De hecho, la apertura de la frontera entre las dos áreas de Berlín está planificada, gradualmente y solo para ciudadanos con permisos regulares, para los días siguientes y no para la misma noche. El lapsus del desprevenido Schabowski, que no puede conocer los detalles del nuevo Reiseregelungen (“reglas de viaje”) porque estaba de vacaciones cuando se decidieron, es transmitido por todos los noticieros alemanes e evita que los guardias se guarden en los puestos de bloque para prepararse adecuadamente.

La caída del Muro. Confin en Bornholmer Straße

Decenas de miles de ciudadanos de Berlín este salen a la calle y exigen ingresar a la parte occidental de la ciudad. Trás horas excitadas, los soldados que custodiaban el muro, enfrentados a un éxodo de proporciones similares, se ven obligados a despejar el paso. Ahora es de noche y el muro que separaba las dos Berlín, las dos Alemanias, dos mundos que parecían incapaces de encontrarse, se derrumbó. Finalmente puede empezar una nueva era, hecha de libertad y oportunidad.

Es la noche del 9 de noviembre de 1989. La sede de la policía en Palermo intercepta una conversación entre dos miembros de Camorra: “Corre, ve a Berlín Oriental y compra … ” , dice el primero, desde Italia, al camarada que está en Berlín Occidental. “Y que debo comprar?” , pregunta el último casi sorprendido. La respuesta es firme y glacial: “Todo.”. Es la clara demostración de que, sobre todo y en primer lugar, las mafias italianas han entendido las enormes oportunidades que la caída del muro de Berlín se habría abierto en los años venideros.


En la confusión económico- política que sigue a la unificación de Alemania, la Cosa Nostra, la ‘Ndrangheta y la Camorra se mueven de manera sutil e imperturbable entre los vínculos aún flojos del nuevo estado alemán. El final de la RDA y la apertura de las fronteras hacia el Este representan una magnífica oportunidad para invertir y, en consecuencia, lavar dinero obtenido de sus actividades ilegales sin temor a controles excesivos.


«LLEGABAN CON MALETINES LLENAS DE EFECTIVO, QUERÍAN COMPRAR EDIFICIOS Y TERRENOS AGRÍCOLAS. LOS OFICIALES LO CONSIDERARON UNA COSA CURIOSA, PERO NO ERA NADA ILEGAL EN ESA ÉPOCA”.


Éstas son las palabras de Bernd Finger, ex investigador jefe de BKA, la oficina federal de la policía criminal, recopiladas por Ambra Montanari y Sabrina Pignedoli en una investigación por L’Espresso que destacó las conexiones entre nuestras mafias locales y el imponente juicio de las privatizaciones comenzado en la antigua RDA a raíz de la caída del muro. Analizando los registros de Treuhand, un alcalde encargado por el gobierno de transición de vender las propiedades públicas en Alemania Oriental, las dos periodistas descubrieron un verdadero saqueo contra los activos y las posesiones de la antigua RDA. A través de la corrupción de los funcionarios de Treuhand, las principales mafias italianas pudieron extender sus manos a empresas, terrenos, hoteles, restaurantes, discotecas. Todo tenía que ser comprado y así fue.


El restaurante “Da Bruno”, donde en 2007 pasó el tristemente conocido Masacre de Duisburg, ajuste de cuenta final del conflicto interno a las " ‘ndrine" de San Luca.

Aprovechando el período de asentamiento de la nueva Alemania unida, durante años nuestras asociaciones mafiosas han invertido un enorme capital en la economía alemana. La Cosa Nostra, y sobre todo ‘Ndrangheta y Camorra, crearon varios enclaves en tierra teutónica, hasta activos hoy en día. Favorecidos por un régimen criminal que no prevé el delito de asociación criminal de tipo mafioso, estos han podido prosperar sin temor a repercusiones particulares. Al evitar crímenes flagrantes y minimizar el uso de la violencia, han hecho espacio en la economía legal de Alemania. El lavado de dinero no causa un revuelo importante y es muy complicado contrarrestarlo, además, sin las herramientas adecuadas.


“AUNQUE SOLO EN EL ÚLTIMO AÑO SE HAN RECONOCIDO COMO MAFIOSOS UNAS CUANTAS DECENAS DE PERSONAS, LA MAYORÍA DE ELLOS ESTÁ LIBRE PORQUE NO FUERON ACUSADOS DE NINGÚN DELITO ESPECÍFICO. MUY A MENUDO LAS AUTORIDADES SE DETIENEN PARA OBSERVAR LOS ASPECTOS FOLCLORISTAS DE LOS MAFIOSOS, SIN OCUPARSE DE SU ACTIVIDAD EMPRESARIAL SILENCIOSA QUE YA ES PARTE INTEGRANTE DE LA ECONOMÍA ALEMANA.”


Con estas palabras , el director de la asociación Antimafia “Mafia? Nein, Danke!” , Sandro Mattioli, denunció la el laxismo de las autoridades alemanas en 2015 frente a la mafia generalizada en Alemania. Al centrarse sólo en delitos individuales y sin contemplar una pena específica que afecte a la asociación criminal de la mafia como tal, la justicia alemana actual todavía lucha por perseguir de manera eficiente el crimen organizado en su país.


“HAY UN DICHO ALEMÁN: NO VER EL BOSQUE POR MUCHOS ÁRBOLES. EXACTAMENTE LO QUE ESTÁ PASANDO EN ALEMANIA: LA PARTE ORGANIZATIVA NO SE VE, Y LOS FLUJOS FINANCIEROS AÚN MENOS.”


Si hace treinta años fue un evento inesperado como la caída del muro de Berlín que abrió las puertas de Alemania al crimen organizado, hoy es una posición consciente del estado alemán para favorecer su afirmación. Hasta que el legislador decida introducir instrumentos legales adecuados, como el delito de asociación criminal de tipo mafioso, una disciplina más estricta para la incautación/confiscación de activos y la obligación de transparencia para el sector financiero, las mafias de todo el mundo, y no solo los italianos, continuarán mirando a Alemania como la tierra de las grandes oportunidades.

Ciudad Autónoma de Bs. As. (C.P.C1033AAV)

Contacto: seminarioantimafia@hcdn.gob.ar